Catalina Chervin

Por Robert C. Morgan (Critico de arte, poeta, artista plástico)

Descubrí los dibujos de Catalina Chervin en noviembre de 1996, durante una visita a Buenos Aires. Había sido amablemente invitado por Jorge Glusberg a dar una conferencia en el Museo de Bellas Artes. Fue en esta ocasión cuando Catalina Chervin me introdujo a sus asombrosas imágenes de interiores corpóreos. De inmediato reconocí en sus dibujos una calidad propia del mundo de lo fantástico.

Sentí que eran verdaderas,  maravillosamente obsesivas. La obsesión es una de las tendencias que prevalecen entre los artistas expresionistas del siglo XX. Es un sentimiento instigado por el deseo, por un anhelo de desplazase del mundo material a un estado espiritual de comprensión, una necesidad de tranquilidad. Los dibujos de Chervin están colmados de un deseo de entender a la humanidad, no como seres individuales perdidos en sus ocupaciones solitarias sino como una entidad mayor, un cuerpo social infinito, en el que las necesidades emocionales y las ansiedades de cada uno se conectan de alguna manera con las de los demás. Considero que la obra de Chervin es heroica en la tradición de los grandes artistas míticos: Goya, Archimboldo, el Bosco. Quizás sea una interpretación demasiado ligera. Quizá sea obvio, o inclusive arrogante sugerir tal comparación. Sin embargo, he visto las líneas tenues, las formas y pliegues contrastantes de luz y oscuridad de Chervin. He visto una entrega absolutamente obsesiva prolongación de una forma, una forma corporal un momento de deterioro que sugiere putrefacción y entropía, aunque siempre con la presencia de la esperanza. Hay una esperanza en el arte de Chervin  que nos transporta a otra atmósfera del ser y a una comprensión de quienes somos y quienes queremos llegar a ser. Cuando estudio sus dibujos –y disfruto de ellos– tomo conciencia de la fragilidad del sentimiento humano, pero también de que la mente humana es un gran instrumento que nos lleva al corazón y al alma, a una plenitud de la experiencia. Catalina Chervin es una de esas artistas, una artista que nos lleva en un viaje íntimo al alma y que nos deja con luz y una radiante sencillez de visión. Es la sencillez de visión que solo puede ocurrir gracias a una extraordinaria complejidad de mente, una compasión exuberante que afecta a la humanidad a todo nivel –tanto material como espiritual– y por último trasciende los elementos que entendemos como base de nuestra civilización.

Nueva York, febrero de 1998

 

Otros artículos

Catalina Chervin - Cecilia de Torres LTD

Por Eduard J. Sullivan / Art Nexus


Catalina Chervin

Por Marietta Mautner Markhof
Curator Graphische Sammlung Albertina Museum



Catalina Chervin y el Grotesque
de lo Cotidiano

Por Edward J. Sullivan. Decano de Humanidades
y Profesor de Arte en la Universidad de Nueva York

Realidades Alucinadas

Por Sepp Hiekisch Picard
(Vicedirector del Museo de Bochum, Alemania)

Catalina Chervin

Por Robert C. Morgan, crítico de arte, poeta
artista plástico

La Línea y el Color en Dosis Justas

Por Rafael Squirru, crítico de arte y poeta argentino

Sismógrafo

Por Roque De Bonis, MAC

Una Lágrima de Tinta

Por Graciela Kartofel, historiadora, crítica,
curadora

La escritura de lo invisible

Por Patricia Pacino. Escritora. Codirectora
de Daniel Maman Fine Art

Catalina Chervin y la Escritura en lo Figural

Por Guillermo Cuello. Artista Visual. Pintor

Catalina Chervin

Por Alina Tortosa

Catalina Chervin

Por José Gómez Sicre

El Desolladero de la Perfección
Catalina Chervin

Por Lelia Driven

Haces de luz

Por Michael Nungesser

Catalina Chervin, camino de la libertad

Por Rafael Squirru