La escritura de lo invisible

Por Patricia Pacino. Escritora. Codirectora de Daniel Maman Fine Art

Toda historia es hija del tiempo y el tiempo en la obra de Catalina Chervin es un componente esencial. No es casual que ella demore a veces hasta dos años en realizar sus trabajos. No hay prisa cuando se trata del propio transcurrir, de sentir y acompañar con pequeños grafismos la dicción del cuerpo.
Así el tiempo encuentra su morada y como un arcano grácil circula por las arterias del papel. A él le gusta detenerse en oscuridades, merodear las líneas ensortijadas del dibujo y perderse en la aguada. Todo depende de cómo cada imagen se concentre, se esfume o se dilate.

El comienzo es deseo. Las hebras de grafito se adueñan del vacío y en silencio tejen la extensión de una trama. Se percibe como fondo un murmullo de pequeñas líneas que se escanden sobre la hoja. Cada signo se abre o se cierra, se entrelaza o se corta para continuar. ¿Terror vacui? No, es sólo efecto de la necesidad; seguir la demanda de pequeñas apariciones que, a la manera de un texto, trazan la escritura del alma. ¿Acaso el trazo del dibujo apela a la espesura de un decir moroso, un decir dictado por el tiempo?

La materia interpela los alrededores de la hoja y promete lo infinito; adentro todo penetra, se cuela y se pierde para dejar constancia de una permanencia. Es esta sensación de recipiente desfondado lo que inquieta pues la imagen se disuelve entre las capas del sombreado atisbando un juego de claros y oscuros, de tachaduras o de heridas. Esta tensión entre lo que asoma y desaparece busca su equilibrio en densidades. Así, la oscuridad devela aquello que sentimos ver.

Los trabajos anteriores de la artista, sus retratos y poemas, nos brindan una visión macroscópica de la imagen. Son interiores imbricados que componen un tejido de naturaleza orgánica. La obra se define por tensiones internas y cada imagen se abre o se cierra sobre sí misma para desplegar un todo de belleza barroca. Pero ahora, en sus últimos trabajos, la cartografía del tiempo es otra. La obra se expande como un cuerpo que se abre y se detiene en el detalle. La visión es microscópica, tanto que el dibujo se va acercando a la abstracción, y el minucioso detalle de lo poblado aflora a través de la trama. Los valores tonales adquieren protagonismo y las distintas gradaciones crean una atmósfera de introspección y recogimiento. Así, lo barroco deja lugar al lirismo. Esta acentuación llega a su punto más álgido, a la manera de un réquiem, cuando representa el Apocalipsis. El portfolio que acompaña la muestra se compone de una serie de siete grabados que la artista realizó inspirada en un poema de Fernando Arrabal. Fue en Buenos Aires donde Catalina Chervin tomó contacto con el multifacético artista. Aprobado el proyecto, estos trabajos de factura exquisita abordan la percepción de un tiempo agobiante dominado por la desacralización de la vida.

La artista ahonda el espacio de la subjetividad para transformarse en multitud. La raíz de la línea busca enlazarse al prójimo y la representación del dibujo semeja un amasijo de cuerpos que asoma entre los difuminos. Estas apariciones parciales y fantasmagóricas se convierten en flujo y reflujo de una inmensa marea humana, compelida a subir o bajar según la fuerza de su resistencia. No es casual que toda la obra de Chervin libere esta tensión dramática allí donde los lazos corporales siempre se mantienen a pesar de la anonimia y de la opresión. Así, el gesto amoroso anudado al trazo resplandece y nos instala en la intimidad de una mirada que nos guiña el alma con su reflejo.

El tiempo se expande en la partícula de un deseo. Es un punto que comienza a celebrar, muta y se transforma como el universo.

 

 

Otros artículos

Catalina Chervin - Cecilia de Torres LTD

Por Eduard J. Sullivan / Art Nexus


Catalina Chervin

Por Marietta Mautner Markhof
Curator Graphische Sammlung Albertina Museum



Catalina Chervin y el Grotesque
de lo Cotidiano

Por Edward J. Sullivan. Decano de Humanidades
y Profesor de Arte en la Universidad de Nueva York

Realidades Alucinadas

Por Sepp Hiekisch Picard
(Vicedirector del Museo de Bochum, Alemania)

Catalina Chervin

Por Robert C. Morgan, crítico de arte, poeta
artista plástico

La Línea y el Color en Dosis Justas

Por Rafael Squirru, crítico de arte y poeta argentino

Sismógrafo

Por Roque De Bonis, MAC

Una Lágrima de Tinta

Por Graciela Kartofel, historiadora, crítica,
curadora

La escritura de lo invisible

Por Patricia Pacino. Escritora. Codirectora
de Daniel Maman Fine Art

Catalina Chervin y la Escritura en lo Figural

Por Guillermo Cuello. Artista Visual. Pintor

Catalina Chervin

Por Alina Tortosa

Catalina Chervin

Por José Gómez Sicre

El Desolladero de la Perfección
Catalina Chervin

Por Lelia Driven

Haces de luz

Por Michael Nungesser

Catalina Chervin, camino de la libertad

Por Rafael Squirru